Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies

Ruta

  

Proponemos una interesante ruta que sigue como eje central la A-31, autovía de Levante, que une Albacete con Alicante. A ambos lados de ésta se sitúan los once términos municipales de la comarca. El viajero, atraído por el Turismo Rural e interesado en visitar nuestros pueblos, esta invitado a recorrer sus calles, saber de su pasado y disfrutar del hoy para mejorar el mañana.

Comenzamos nuestro recorrido en la histórica ciudad de CHINCHILLA DE MONTEARAGÓN, situada en un altocerro dominado por su soberbio Castillo, desde el que se vigila el llano. La fortaleza fue reconstruida en el s. XV por Juan Pacheco, Marqués de Villena, y está rodeada por un foso excavado en roca de 10m. de ancho x 6m. de profundidad. Se conservan restos de la muralla, algunas partes de época árabe y un acceso a la ciudad por la Puerta de Diablos y Tiradores.

 

 

 

Declarada Conjunto Histórico Artístico conserva el encanto de la ciudad medieval, con estrechas calles en cuesta jalonadas por arcos, fachadas labradas en piedra, escudos heráldicos, conventos e iglesias de remota fundación.

 

     

 

En la Plaza Mayor, se sitúa la Iglesia de Santa María del Salvador, una edificación emblemática. En el exterior aparece una bella portada del s. XV, de talla gótica. En el interior, se conserva parte del original artesonado mudéjar con el escudo de armas de Juan Pacheco.

 Anexo al claustro de la iglesia se encuentra el Museo Parroquial, que cuenta con una exquisita colección de arte sacro, donde destaca un San José de Salzillo, una tabla flamenca del XVI y la pequeña imagen de alabastro policromado de la Virgen de las Nieves, patrona de Chinchilla.

En la misma plaza, encontramos el Ayuntamiento, con dos bellas fachadas de los ss. XVI-XVIII, destacando en la segunda un largo balcón corrido y el escudo de Carlos III.

 

 

Cerca de allí, se sitúa la antigua cárcel, edificio de los ss. XVIXVII que cuenta con dos portadas ricamente ornamentadas.

Recorriendo la ciudad descubrimos un buen número de casas palaciegas, entre las que destacan la de los López de Haro y la de los Nuñez Robres.

   

  

En Chinchilla destacan las casas cueva situadas en la ladera de la montaña. En el Barrio de las Cuevas del Agujero aparecen con altas chimeneas y fachadas encaladas.

 

 

En el barrio del Hondón, se encuentra el Museo de Cerámica Nacional que reúne una magnífica y extensa colección de alfarería tradicional de toda España.

 

 

Nos dirigimos ahora a HOYA GONZALO, municipio tranquilo que nos invita a conocer su modo de vida a través del Museo Etnológico "Camino de la Cruz", que aglutina una variada muestra de objetos domésticos y utensilios de labranza desde el s. VII hasta comienzos del XX.  

El Molino y el Lavadero también nos muestran la vida rural de antaño.

En el casco urbano podemos visitar la Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. de los Remedios.

 

 

 

Junto a la Casa de la Cultura encontramos una reproducción del "Caballo Ibero" procedente del yacimiento de la Necrópolis de los Villares.

   

 

Continuamos nuestra ruta hacia HIGUERUELA, donde visitamos la Iglesia de Santa Quiteria, del s. XVIII en estilo neoclásico, con una sola nave franqueada por capillas laterales, cabecera con crucero en cruz griega y torre campanario. Conserva una escultura gótico-renacentista de Santa Quiteria y un San Antonio de Padua de Roque López.

 

 

 

Las características orográficas de esta zona son propicias para el aprovechamiento de energía eólica. Al recorrer el casco urbano, nos impresiona la simbiosis entre las casas y los aerogeneradores, donde se entremezcla en armonía el devenir cotidiano con el progreso.

 

  

 

Seguimos hacia ALPERA dispuestos a visitar la Cueva de la Vieja, importante hallazgo prehistórico del término. En la Plaza de Ayuntamiento se conserva una reproducción de sus pinturas rupestres.

Un paseo por sus calles nos lleva a la Iglesia de Santa Marina, construida entre los ss. XVII y XVIII, de nave única con capillas comunicadas entre sí y coro alto a los pies. Al exterior cuenta con dos bellas portadas: una dedicada a Santa Marina, de estilo barroco, y otra a San Juan Bautista, de estilo neoclásico. Es objeto de particular devoción un relicario del Lignum-crucis, donado a mediados del 700, procedente de otro que perteneció a D. Juan José de Austria.

 

También merece ser mencionada la Ermita barroca de San Roque, con planta de cruz griega y cúpula en el crucero.

 

 

Encaminamos ahora nuestros pasos a ALMANSA, población moderna y funcional que ha desarrollado un importante crecimiento industrial y comercial.

Uno de los posibles itinerarios a realizar dentro de la población, nos sitúa en la Plaza de Santa María, a los pies del castillo, donde nos encontramos con La Casa Grande, el actual Ayuntamiento. Es un antiguo palacio del s. XVI en el que es de admirar la imponente fachada de 1575 y el patio interior porticado, donde se situa el Museo Abierto de Escultura Contemporánea "Jose Luis Sánchez". Destaca la Sala de Plenos, donde se encuentra una reproducción del cuadro de la Batalla de Almansa, óleo del artista almanseño Paulino Ruano.

 

 

 

En el centro de la plaza se sitúa la entrañable Fuente de los Patos, punto de encuentro de almanseños y visitantes.

Desde aquí, podemos admirar la fachada de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, realizada en el s. XVI, de estilo renacentista en la que a modo de retablo se representan dos grupos escultóricos importantes: La Anunciación, en las enjutas de la puerta y La Asunción, en la parte superior. Merece la pena contemplar la única torre de ladrillo barroca del s. XVIII, así como la fachada de la Capilla de la Comunión, de 1768.

 

 

Adentrándonos por la calle Aragón vemos las fachadas de Casas Solariegas como la de los Enríquez de Navarra, donde se firmó la capitulación de la Batalla de Almansa, y la de los Marqueses de Montortal, levantada en torno a un bello jardín y en cuyo exterior destacan sus rejerías de forja. Esta última casa se abre a la Plaza de San Agustín, en la que se encuentra la actual Casa de Cultura, donde frecuentemente se realizan diferentes exposiciones.

En esta misma plaza, podemos admirar la fachada barroca de la Iglesia de San Agustín, fechada en 1704 y realizada por Juan Fauquet. Adosado a ésta, se encuentra el Convento de las Monjas Agustinas. A continuación, el Centro de Interpretacion e investigación de la Batalla de Almansa. 

Continuando por la calle del Convento y adentrándonos en la calle la Estrella, llegamos al Callejón del Moro, desde donde tenemos una perspectiva diferente del castillo, ideal para los entusiastas de la fotografía. Estamos en las "callejuelas" que recorren el Cerro del Águila, primitivo núcleo urbano de la ciudad.

 

 

Dispuestos para comenzar la subida al Castillo, entraremos por la antigua Casa del Jardinero, actual oficina de turismo, donde se nos dará la bienvenida y una breve explicación para mejor disfrutar de la visita. Esta ha de ser pausada, se trata de subir no sólo para conocer el monumento, sino para disfrutar de las vistas.

En los alrededores nos encontramos con parajes de singular belleza, de especial interés el Santuario de la Virgen de Belén. En él destaca la sencilla ermita barroca, levantada en el s. XVII de planta rectangular, coro alto de los pies y magnífico retablo de principios del XVIII; es interesante el camarín, realizado en este mismo siglo.

 

  

 

 

Visitamos ahora CAUDETE. Comenzamos nuestro recorrido en el Barrio de La Villa, antiguo y emblemático rincón que constituyó el núcleo medieval de este municipio. Un paseo por sus calles nos revela el entramado típico de la ciudad musulmana, con estrechas fachadas y callejuelas de complejo trazado.

 

  

 

Dominando el casco antiguo se encuentra el Castillo, de origen musulmán, construido en el s. XII y reforzado en el s. XV. Esta fortaleza, de planta  poligonal y gruesos muros almenados, ha recobrado hoy su esplendor originario gracias a sucesivas obras de restauración. 

Junto al Castillo se encuentra la Iglesia de Santa Catalina. Este templo aúna con singular equilibrio los estilos gótico, renacentista y barroco. Del s. XVI data su nave central con esbelta bóveda estrellada en estilo gótico catalán. Al exterior, su única torre, fechada en 1499, es la construcción visible más antigua del edificio. Su campanario barroco aloja cinco bellas campanas de bronce de gran tamaño, tres de ellas del s. XVIII. La iglesia conserva varias imágenes de factura barroca, entre ellas un Niño Jesús de Roque López, discípulo de Salzillo.

 

 

La antigua Sala de la Villa, del s. XVIII, es el más destacado edificio civil con que cuenta Caudete. Decoran la fachada el escudo de la villa, bellamente ornamentado en estilo rococó, y un reloj de sol coronando la cornisa.

Siguiendo la Calle Mayor, disfrutamos de la contemplación de bellas casonas con fachadas blasonadas, de inspiración neomudéjar o modernista y ricamente ornamentadas, todas ellas de finales del s. XIX y principios del s. XX.  

En la Plaza del Carmen se encuentra el Convento de los Padres Carmelitas del s. XVII en estilo barroco. Cuenta con un hermoso claustro formado por columnas toscanas de sillería.

 

 

Cerca de aquí se encuentra el Museo de la Acuarela Rafael Requena, con una interesante colección de obras del citado artista. El paisaje es el tema predominante aunque exhibe también una exquisita muestra de bodegones y retratos.

Entre el legado modernista de Caudete, destaca el Barrio de San Francisco, compuesto por dos manzanas de viviendas unifamiliares, la Iglesia de San Francisco y la Plaza de Toros. Éstos últimos son dos bellos ejemplos de la arquitectura de principios del s. XX en la provincia de Albacete. El conjunto fue edificado entre 1901 y 1910 por deseo de Francisco Albalat, Conde de San Carlos, personaje aventurero y de azarosa vida, oriundo de la localidad.

 

     

 

Fuera del casco urbano, y en dirección sur, se encuentra el santuario de la Virgen de Gracia, construido en el s. XVIII en estilo barroco. Entre las numerosas obras de arte con que cuenta, son de especial interés una tabla gótica del s. XV que representa a S. Martín, las pinturas de José Perezgil (1960), famoso pintor de origen caudetano, y el pavimento cerámico del camarín, del s. XVIII y que reproduce elementos de simbología religiosa. Su fachada, de inspiración neogótica, fue pintada al fresco por Agustín Espí en 1907. El monumento está declarado Bien de Interés Cultural.

 

 

 

 

Retrocedemos ahora sobre nuestros pasos y llegamos a BONETE donde nos da la bienvenida un conjunto de elementos tradicionales de gran valor etnológico: una presa de vino y una antigua tinaja como forma de elaborar y almacenar los reputados vinos de la zona.

 

 

 

Conoceremos la Iglesia de San Juan Bautista del s. XVII, de nave única con tres tramos cubierta por bóveda de crucería gótica a la que se le añade una capilla en el XVIII de decoración barroca, pavimento de azulejería valenciana y cubierta al exterior por cúpula de teja vidriada de perfil levantino. Encontramos en el templo el sepulcro del Conde Alejandro O´Reilly, alto mando militar en el reinado de Carlos IV. 

De interés es el antiguo Pósito del municipio, donde los campesinos depositaban tradicionalmente sus productos agrícolas, más tarde convertido en cárcel y hoy sede del Centro de Desarrollo Rural de la Comarca.

Podemos visitar el Cerro del Amarejo, lugar en el encontramos un asentamiento íbero con numerosos hallazgos arqueológicos como la Paloma del Amarejo. En el Ayuntamiento se conserva una reproducción de dicha figura, símbolo del Hospital General Universitario de Albacete.

 

 

 

Nos dirigimos a MONTEALEGRE DEL CASTILLO. Una empinada calle nos conduce a la Iglesia de Santiago Apóstol, obra del XVIII de grandes proporciones que cuenta con nave única y capillas laterales. Presenta una gran fachada con portada de aire levantino de piedra labrada, a la que se adosa una única torre campanario.

Las ruinas del antiguo castillo sirven para rememorar su antigua importancia. Se tiene constancia de que ya en el s. X existía una fortificación musulmana en la zona, más tarde reforzada en tiempos de reconquista. Las últimas noticias que se tienen sobre la utilidad defensiva del castillo datan del s. XIII.

En el término existe un acueducto del s. XVIII que, desde el Llano de la Consolación, traía el agua para mover un molino harinero.

 

 

     Podemos visitar el Yacimiento del Cerro de los Santos donde apareció entre otros hallazgos la Dama Oferente, referente máximo de la Cultura Ibera.

A unos 2 Km. del pueblo se halla la Ermita de la Virgen de Consolación, del s. XVIII en estilo rococó. Es un templo de nave única con capillas laterales entre los contrafuertes y crucero con elevada cúpula de perfil levantino. En el interior destaca el camarín, rococó tardío hacia 1780, con piso revestido de azulejería valenciana representando escenas de la vida cotidiana: caza, comidas campestres, labores agrícolas y otras de simbología religiosa.

 

  

 

 

 

Visitamos a continuación la villa de CORRAL RUBIO, municipio eminentemente agrícola. Destaca el Palacio de los Núñez, también conocido como la Casa Grande, construido en el s. XVI en bello estilo renacentista. Exhibe en su fachada el escudo heráldico de esta familia nobiliaria de larga tradición en Chinchilla.

 

 

 

De singular encanto es su Iglesia de San Miguel, en estilo barroco, al que se le añade una elegante portada clasicista. Muestra de la tradicional vida rural de este pueblo es su Lavadero de San Antonio, hoy todavía en uso.

 

  

 

 

Cerca de aquí se encuentra la población de PÉTROLA.Paseando por sus calles llegamos a la Iglesia de San Bernabé, de finales del XVIII, con fachada rematada en frontón, nave con capillas laterales y torre campanario anexa al ábside. El pretil que delimita el espacio exterior de esta iglesia da un aire de gran originalidad a la traza del templo.

 

 

      El aspecto más conocido de este municipio es, sin duda, su laguna salada de origen endorreico, declarada espacio protegido en el Plan de Conservación del Medio Natural de Castilla-La Mancha. Éste es un excepcional ecosistema que sirve de refugio a aves acuáticas como el flamenco, el aguilucho lagunero o el pato colorado y muchas otras de carácter migratorio. Hasta el siglo pasado esta laguna se aprovechó para la producción de sal.

 

  

 

 

 

Finalizamos nuestro particular recorrido por la comarca en POZO CAÑADA municipio de reciente creación ya que en 1999 se segrega de la capital de Albacete.           

Situado al pie de la Autovía de Murcia, Pozo Cañada es una población de tradición agrícola que actualmente encara el s. XXI con un pujante sector de transporte de mercancías por carretera.

Destaca en el conjunto urbano la Plaza 8 de Mayo de reciente construcción que da paso a la Calle Mayor y la Plaza de la Virgen, con un hermoso parque del que disfrutan a diario los vecinos.

 

                     

 

En esta plaza se encuentra la Iglesia de San Juan Bautista, construida a mediados del s. XX y que alberga una imagen de Nuestro Padre Jesús de Salzillo y otra de la Virgen de la Asunción engalanada cuidadosamente por sus camareras.

    

 

Abraza a la localidad la Sierra del Chortal que contiene restos arqueológicos del Neolítico y conserva cuevas en las que a lo largo de los siglos se han sucedido diversos asentamientos.

En las estribaciones de la sierra se erige la Ermita de San Cristóbal.

 

Bookmark and Share