Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies

Artesanía

Pese a la modernización de los antiguos oficios, todavía se elaboran de forma artesanal algunos productos en la comarca.

 

Varias son las producciones artesanales que hoy perduran en Caudete. Un lugar destacado ocupa la fabricación de armas decorativas y de avancarga, utilizadas en las fiestas locales de Moros y Cristianos. Además de trabucos y arcabuces, se realizan gorros, cascos, pecheras y navajas de contrabandista. 

 

 

Una actividad muy enraizada, también, es el diseño y la confección de trajes para las diferentes comparsas de moros y cristianos.

Otro artesano de Caudete se dedica a la elaboración en piedra de bustos, esculturas y escudos heráldicos y festeros, que decoran numerosos locales y fachadas de la localidad.

 

La ciudad de Chinchilla de Montearagón es de reconocida tradición alfarera y comprende alfarería de basto, para el fuego y cerámica decorada. Su origen se remonta a época musulmana, ya que aquí existió una fábrica de teja árabe.

Típica de Chinchilla es la alfarería de uso doméstico, como la cuervera (especie de lebrillo con vasos para tomar la cuerva), el mortero, la quesera y el jarrón de ordeño. Esta tradición se refleja en el Museo de Cerámica Nacional, fundado en 1980 por la familia Belmonte-Useros y de propiedad particular, que alberga unas dos mil piezas de diversos lugares de España.

 

 

Chinchilla tuvo, en los ss. XV al XVIII, gran importancia en la fabricación de cuchillos y tijeras, una actividad que todavía se mantiene. Además existe en la actualidad un maestro artesano en forja, con importantes trabajos.

 

 

En Almansa, cabría mencionar la tradicional fabricación de cencerros, que se desarrolla en la ciudad desde el s. XVII. Hasta hace unos años quedaban aun muchos talleres, pues tenían una gran demanda en toda España para el ganado. En la actualidad hay una escasa producción, principalmente con carácter ornamental y, en muchos casos, dirigida a la exportación.

Actualmente, la ciudad de Almansa se asocia al calzado, ya que constituye el soporte básico de su economía. El importante volumen de negocios de esta industria almanseña se ha cimentado en la producción artesanal de alta calidad, imponiendo un diseño propio marcado por la tradición, que se corresponde con lo que comúnmente se conoce como el zapato clásico de caballero. Aunque, a su vez, se ha dado respuesta a la demanda de los más jóvenes con diseños originales y actuales, demostrando que Almansa sigue siendo un centro creador de moda.

 

 

Bookmark and Share